El relativismo no está de moda, la tolerancia tampoco

El relativismo no está de moda, la tolerancia tampoco

Se critica con frecuencia el relativismo de la sociedad. Parece la moda de los últimos años, pero no estoy de acuerdo. Es probable que ahora mismo, querido lector, estén pasando por tu cabeza multitud de frases hechas que ensalzan el relativismo y condenan los absolutos. Sí, es lo políticamente correcto.

Pero el relativismo no es más que un paso previo al cambio de mentalidad. Es parte indispensable en este proceso mental. Bajo una apariencia de tolerancia, el relativismo solo pretende cuestionar determinadas formas de pensar, de vivir y de actuar para sustituirlas por otras, no necesariamente buenas.

El cambio comienza con un sencillo“todo vale, nada está mal si sientes que es lo correcto” para llegar a “ésto es lo que vale, ésto es lo que tienes que sentir como correcto”. Consiste en negar la existencia de la verdad para más tarde imponer como verdad lo contrario a lo que al principio se tenía como tal.

Pero ser tolerante no es renunciar a la manera de pensar de cada cual. La tolerancia no es renunciar a la propia identidad. No es avergonzarse de aquello que se vive y en lo que se cree. Tolerancia no tener la obligación de callar ante quien piensa diferente.

La tolerancia consiste reconocer las diferencias, ser consciente de las discrepancias y, aun así, respetar y aceptar a quienes tienen ideas diferentes.

El relativismo no está de moda, la tolerancia tampoco

Tolerancia es la virtud que hace posible el diálogo entre quienes tienen puntos de vista enfrentados. No garantiza el acuerdo, pero sí la convivencia y el enriquecimiento tras descubrir opiniones diversas.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *