¿Cómo me deshago de esas zapatillas que me persiguen en Facebook?

Seguro que a ti también te ha pasado en más de una ocasión: has mirado por Internet esas zapatillas que te gustaban y te han perseguido hasta hacerte aborrecerlas por toda la red y especialmente te persiguen en Facebook.

Este tipo de publicidad se llama “remarketing”. Es una técnica usada en Marketing Digital y si no está bien ajustada, nos hará aborrecer aquello poco antes quisimos comprar.

El remarketing es usado por muchas páginas web, pero donde más molesta resulta es en Facebook ¿Por qué? Porque sentimos Facebook como algo nuestro, lo percibimos como un entorno en el que comunicarnos con nuestros amigos, hablando y compartiendo lo que nos interesa.

¿Cómo me deshago de esas zapatillas que me persiguen en Facebook?

¿Qué puedo hacer si ese reloj que miré una vez o aquellas zapatillas que ya me compré me persiguen en Facebook?

Aunque Facebook no ofrece una opción que desactive toda la publicidad, sí permite la posibilidad de ocultar anuncios concretos.

En la siguiente imagen o muestro lo sencillo que es deshacernos de anuncios que puedan no interesarnos o resultarnos repetitivos. Así podremos dejar de ver aquellos productos que nos persiguen en Facebook.

¿Cómo me deshago de esas zapatillas que me persiguen en Facebook?

¿Cómo saben que he visto esas zapatillas?

Tranquilo, no es una conspiración.

Cuando navegamos por Internet, los portales depositan en nuestros navegadores un archivo muy pequeño llamado cookie. Estos archivos son muy variados, con muchas aplicaciones diferentes.

Sirven, por ejemplo, para que una vez que abrimos sesión en una página podamos navegar por ella sin tener que introducir el usuario y la contraseña cada vez que pinchamos un enlace de la página o para que el administrador sepa el número de visitantes, sin contar a nadie dos veces.

Algunas cookies permiten que unos portales web puedan reconocer a usuarios que han navegado por otras webs con las que mantiene algún tipo de relación. Pare ello se apoyan en píxeles de seguimiento -unas pequeñas imágenes invisibles de las que hablaré más adelante-.

Así, si el vendedor quiere recordarte que puedes comprar las zapatillas que viste, dejará en tu navegador una cookie que te marque como interesado en el producto y creará una campaña de publicidad que muestre su producto a todos los que lo vieron.

De esta forma, cuando entras a una página web que muestra publicidad de la empresa con la que el vendedor de zapatillas contrató la campaña, ésta leerá tus cookies, verá que estás interesado en las zapatillas y te mostrará el anuncio.

Si ya lo he comprado ¿Por qué me sigue apareciendo?

Cada cookie un tiempo de vida determinado. Éste lo decide el vendedor cuando contrata la campaña de remarketing (dentro de unos límites).

Mientras la cookie siga “viva” en tu navegador, te seguirá apareciendo el anuncio aunque ya hayas comprado el producto.

Una correcta gestión de este tipo de campañas debería eliminar la cookie una vez comprado el producto. Con ello, el anunciante no cansaría a sus clientes y ahorraría el dinero que cuesta mostrarle los anuncios. Por desgracia, ésta no es una práctica habitual.

¿Cómo me deshago de esas zapatillas que me persiguen en Facebook?

¿Por qué Facebook me deja ocultar un anuncio y no deshacerme de toda la publicidad?

El negocio de Facebook consiste en recopilar gran cantidad de datos. Esos datos, les permiten, por ejemplo, seleccionar a qué usuarios mostrar cada anuncio.

Es decir, Facebook nos ofrece una plataforma con la que comunicarnos a cambio de poder analizar nuestra información para mostrarnos en ella anuncios que, según una serie de algoritmos, nos puede interesar.

¿Cómo me deshago de esas zapatillas que me persiguen en Facebook?Visito siempre las mismas tiendas online ¿Hay alguna manera de prevenirlo?

Sí. Prevenirlo es posible, aunque no resulta demasiado cómodo. Tenemos tres opciones:

  1. Utilizar navegación de incógnito: La mayoría de navegadores ofrecen esta opción. Navegamos con normalidad y una vez que cerramos el navegador, se borran automáticamente todos los datos de cookies e historial de la sesión.
    Tiene el inconveniente de que perderemos el historial y las ventajas que nos ofrecen las cookies. También sirve emplear un navegador para consultar tiendas y otro distinto para navegar por Facebook.
  2. Colocar en la barra de marcadores un enlace que elimine las cookies de navegación del sitio actual: Es muy probable que se nos olvide darle al botón antes de abandonar la página, pero si somos meticulosos, es un buen método. Eso sí, perderemos también el resto de cookies de dicho portal.
  3. Eliminar cookies de manera selectiva: Es una variante del punto anterior, pero manual. Tiene la ventaja de que eliminamos solo las cookies que nos molesten. Por contra, tendremos que navegar por el árbol del archivo de cookies hasta seleccionar la deseada.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *