La misericordia siempre tiene rostro joven

Papa Francisco en Cracovia: “La misericordia siempre tiene rostro joven”

El primer encuentro entre el Papa y los jóvenes, en el marco de la Jornada Mundial de la Juventud celebrada en Cracovia, ha tenido lugar el 28 de julio y ha tenido como tema central la misericordia.

En tranvía y “papamóvil”

Francisco ha llegado al parque Błonia en tranvía, acompañado por enfermos y discapacitados. Una vez en el lugar de la ceremonia, ha dejado los raíles para subirse al “papamóvil”, con el que ha recorrido los caminos saludando a los asistentes.

El encuentro ha estado marcado por un clima de convivencia alegre, sin desanimarse por la lluvia que mojaba en algunos momentos a los presentes.

Tras saludar a los jóvenes, el Papa ha subido al escenario para presidir el acto, recibido con una coreografía que acompañaba al himno de la Jornada.

La misericordia siempre tiene rostro joven

La ceremónia

Una vez pronunciadas las palabras de acogida del Cardenal de Cracovia, un grupo de bailarines vestidos con trajes típicos polacos han salido al escenario. Conlcuido un breve baile, les han seguido representantes del resto de continentes que han mostrado alguna de sus danzas típicas. En señal de acogida, los polacos han bailado en torno a ellos y con ademán de enseñarles el baile han concluido danzando todos juntos.

La misericordia siempre tiene rostro joven

Los santos como modelos de misericorida

Concluida la simbólica representación, se han presentado entre vítores y aplausos los diversos países presentes, agrupados por regiones y continentes. La entrada de cada región estaba presidida por un santo destacado por haber vivido la misericordia en aquel lugar. Cabe destacar a la Beata Teresa de Calcuta o San Vicente de Paúl. A los santos les seguían las banderas de dichos lugares.

La misericordia siempre tiene rostro joven

A continuación, se han propuesto los modelos de santos que perdieron la vida jóvenes, como Santa Teresita del Niño Jesús, los italianos Santa Ana María Goretti y San Domingo Sabio.

Cada santo era presentado en un brevísimo vídeo en el que recitaba alguna de sus frases más célebres y de detrás de la pantalla salía un joven caracterizado como éste. Con el pequeño teatro multimedia se iba transformando el clima de euforia en un ambiente de recogimiento que preparaba la lectura del Evangelio.

La misericordia siempre tiene rostro joven

Una vez proclamado el Evangelio en lengua polaca y paleo-eslava, el Santo Padre se ha dirigido a los presentes.

El dircuso del Papa

Ha comenzado su discurso agradeciendo la bienvenida y el trabajo de quienes han hecho posible la Jornada Mundial de la juventud. Ha tenido un especial recuerdo de gratitud hacia San Juan Pablo II, que “soñó con estos encuentros”.

La misericordia siempre tiene rostro joven

Afirmó el Pontífice que la razón de la jornada es “celebrar que Jesús está vivo en medio de nosotros” y que la mejor manera de vivir la alegría del Evangelio es “queriendo «contagiar» su Buena Noticia en tantas situaciones dolorosas y difíciles”.

Jesús quien nos dice: «Felices los misericordiosos, porque encontrarán misericordia». Felices aquellos que saben perdonar, que saben tener un corazón compasivo, que saben dar lo mejor de sí a los demás” – recordó Francisco-.

Recordó a los no presentes

Manifestó la unión de los asistentes con “tantos jóvenes que hoy no pueden estar aquí, pero que nos acompañan a través de los diversos medios de comunicación”. A ellos también los incluyó en su deseo de hacer de la JMJ “una auténtica fiesta Jubilar”.

Indicó que, siendo obispo, aprendió que “no hay nada más hermoso que contemplar las ganas, la entrega, la pasión y la energía con que muchos jóvenes viven la vida”. Afirmó que “cuando Jesús toca el corazón de un joven, de una joven, éste es capaz de actos verdaderamente grandiosos.” Manifestó que “es estimulante escucharlos, compartir sus sueños, sus interrogantes y sus ganas de rebelarse contra todos aquellos que dicen que las cosas no pueden cambiar”.

La misericordia siempre tiene rostro joven

Para el Papa, es un regalo del cielo poder ver a tantos jóvenes que, con sus interrogantes, buscan que las cosas sean diferentes. “¡Es lindo, y me conforta el corazón, veros tan revoltosos!” -exclamó Francisco-.

Insistió en preguntar a los jóvenes si “las cosas se pueden cambiar”, tras la respuesta entusiasta del público dijo: “la misericordia siempre tiene rostro joven” y explicó su afirmación: “Un corazón misericordioso se anima a salir de su comodidad; un corazón misericordioso sabe ir al encuentro de los demás, logra abrazar a todos […] sabe ser refugio para los que nunca tuvieron casa o la han perdido, sabe construir hogar y familia para aquellos que han tenido que emigrar, sabe de ternura y compasión -continuó- sabe compartir el pan con el que tiene hambre, […] se abre para recibir al refugiado y al migrante. Decir misericordia junto a vosotros, es decir oportunidad, decir mañana, compromiso, confianza, apertura, hospitalidad, compasión, sueños”.

La misericordia siempre tiene rostro joven

Enlazando con el inicio de su discurso, aludió a la importancia de soñar: “Cuando el corazón está abierto -dijo el Papa- y es capaz de soñar hay lugar para la misericordia. Hay lugar para acariciar a los que sufren, hay lugar para ponerse al lado a los que no tienen paz en el corazón o no tienen lo necesario para vivir o les falta la cosa más bonita; la fe”.

No todo fueron reconocimientos

Francisco fue duro y criticó determinadas actitudes. Mostró su preocupación y aseguró que le genera “dolor encontrar a jóvenes que parecen haberse «jubilado» antes de tiempo […] que tiran la toalla antes de empezar el partido […] que caminan con rostros tristes, como si su vida no valiera. […] Son jóvenes esencialmente aburridos… y aburridores”.

La misericordia siempre tiene rostro joven

Prosiguió animando a los jóvenes

Manifestó que la respuesta para ser plenos no se compra ni se vende, sino que es una persona y está viva: Jesucristo. Él “es quien sabe darle verdadera pasión a la vida […] quien nos mueve a no conformarnos con poco y a dar lo mejor de nosotros mismos [y] nos impulsa a levantar la mirada y a soñar alto”.

Fue realista y reconoció las limitaciones

Respondió al reproche que repite “yo soy débil, yo caigo, me esfuerzo pero luego caigo”. Indicó que “la mano de Jesús está siempre allí para levantarnos”.

La misericordia siempre tiene rostro joven

Invitó a no caer, como Marta, en la tentación de estar “activos, dispersos, constantemente yendo de acá para allá”, sino imitar a María de Betania y quedarnos “[pensativos y en escucha] ante un buen paisaje, o un video que nos manda un amigo al móvil”.

Dio las claves para una vida plena

Afirmó que quien acoge a Jesús aprende a amar como él. Por ello, para tener una vida plena -asegura el Papa- hay que dejarse conmover, pues la felicidad germina y aflora en la misericordia.

La Virgen siempre presente

Animó a lanzar como ella un “sí” a la “aventura de la misericordia” e invitó a invocarla como “María, madre de Misericordia”.

La misericordia siempre tiene rostro joven

Hizo repetir a los jóvenes la petición al Señor de ser “lanzados” a la aventura de la misericordia para derribar muros, construir puentes y “socorrer al pobre, al que se siente solo y abandonado, al que ya no le encuentra sentido a su vida”.

Terminó con un recuerdo a los abuelos

Preguntó a los presentes si hablan con ellos y les dijo: “Ellos les dirán cosas que conmoverán vuestro corazón”.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *