13 junio, 2016

Un mal no elimina otro

Es natural tender a apoyar a las víctimas de cualquier abuso o ataque. Lo es porque somos conscientes de que han sufrido un daño injusto y condenable. No por ello debemos ensalzar la perfección de la víctima. El mal del agresor no tapa las malas conductas que pudieran tener las víctimas.

Nadie se merece ser insultado, agredido y menos aún asesinado. No se puede acusar ni responsabilizar a las víctimas del mal que otros realicen contra ellas. Pero ser víctima no convierte a nadie en perfecto ni transforma todas sus acciones en buenas.

Para condenar un atentado, no es necesario ensalzar a las víctimas. Basta mostrar el rechazo por el comportamiento del terrorista. Si las víctimas estaban reunidas para una u otra tarea, buena o mala, no afecta a la maldad del ataque.

Simplemente se trata de pedir respeto para la dignidad de toda persona, para su vida y su libertad y expresar el rechazo a quienes no las respetan.

Si -por ejemplo- un grupo de personas se reúne para organizar peleas de perros y alguien irrumpe en el encuentro disparando a los presentes, será lógico condenar el asalto. Pero ¿Por ello serían buenas las peleas de perros? ¿Estarían entonces justificadas las manifestaciones en apoyo a los aficionados a estos lamentables espectáculos?

Si las víctimas estaban reunidas para un fin intrínsecamente malo, tal vez no sea el momento más oportuno de mostrar la repulsa a esos fines, pero menos para ensalzarlos.

Por Jose Luis N Quijada

¿Cómo me deshago de esas zapatillas que me persiguen en Facebook? »
« Papa Francisco: Debemos juzgar situaciones de pecado, no a las personas

  1. Hola, tipejo. O sea que, según tu dogmática manera de ver las cosas, las víctimas estaban allí reunidas para algo malo. Eres un auténtico impresentable.

    Comentario de Manuel Abert Seguí el 15 junio, 2016 a las 3:00 pm
  2. Hola Manuel Abert!

    Muchas gracias por el comentario.
    No sé si será dogmático pensarlo, pero reunirse para una pela de perros creo sinceramente que es algo objetivamente malo.

    Un saludo

    Comentario de Jose Luis N Quijada el 15 junio, 2016 a las 4:25 pm